Escucha nuestro programa radial Hablemos de Derecho

La Libranza

Asesoría Jurídica La Ley 1527 de 2012 estableció un marco general para la libranza. Mediante libranza cualquier persona natural asalariada, contratada por prestación de servicios, asociada a una cooperativa o precooperativa, a un fondo de empleados o pensionada, puede adquirir bienes y servicios de cualquier naturaleza con el respaldo de su salario, sus pagos u honorarios, o la pensión, mediante autorización de descuento directo, expresa e irrevocable, dada al empleador o entidad pagadora, sea ésta persona natural o jurídica, de naturaleza pública o privada, que estará obligada a girar los recursos directamente a la entidad operadora, siempre y cuando el asalariado o pensionado no reciba menos del cincuenta por ciento (50%) del neto de su salario o pensión, después
de los descuentos de ley.

La entidad pagadora deberá efectuar los descuentos autorizados y trasladar dichas cuotas a las entidades operadoras correspondientes dentro de los tres días hábiles siguientes de haber efectuado el pago al asalariado, contratista, afiliado, asociado o pensionado, en el mismo orden cronológico en que haya recibido la libranza o autorización de descuento directo, en los términos establecidos en el acuerdo que deberá constituirse con la entidad operadora, y en el cual se establecerán las condiciones técnicas y operativas necesarias para la transferencia de los descuentos; el empleador o entidad pagadora no podrá negarse injustificadamente a la suscripción de dicho acuerdo.

El beneficiario tiene derecho de escoger libre y gratuitamente cualquier entidad operadora para efectuar operaciones de libranza. El empleador no podrá obligar al beneficiario a efectuar libranza con la entidad financiera con quien este tenga convenio para el pago de nómina.

El empleador o entidad pagadora tendrá la obligación de verificar, en todos los casos, que la entidad operadora se encuentra inscrita en el Registro Único Nacional de Entidades Operadores de Libranza.

En ningún caso el empleador o entidad pagadora podrá cobrar o descontar cuota de administración, comisión o suma alguna por realizar el descuento o el giro de los recursos, so pena de ser objeto de una sanción pecuniaria equivalente al doble del valor total descontado por la libranza, el cual le será aplicado por la autoridad correspondiente.

Si el empleador o entidad pagadora no cumple con su obligación por motivos que le sean imputables, será solidariamente responsable por el pago de la obligación adquirida por el beneficiario del crédito.

En caso de desconocerse el orden de giro, el empleador o entidad pagadora será responsable por los valores dejados de descontar al asalariado, asociado, afiliado o pensionado, por los perjuicios que le sean imputables por su descuido.

En los eventos en que el beneficiario cambie de empleador o entidad pagadora, tendrá la obligación de informar de dicha situación a las entidades operadoras con quienes tenga libranza, sin perjuicio de que la simple autorización de descuento suscrita por parte del beneficiario, faculte a las entidades operadoras para solicitar a cualquier empleador o entidad pagadora el giro correspondiente de los recursos a que tenga derecho, para la debida atención de las obligaciones adquiridas bajo la modalidad de libranza o descuento directo.

En caso de que el beneficiario cambie de empleador o entidad pagadora, para efectos de determinar la prelación si se presentan varias libranzas, la fecha de recibo de la libranza será la de empleador o entidad pagadora original.